dissabte, de setembre 9

Almoiners a les Festes d'Almoines 2017

Acabades les festes presentem un vídeo dedicat als almoiners que van participar en elles. Evidentedemte no apareixen tots però sí que és cert que tots els que ixen al vídeo van tenir a veure amb les festes. Hem fet un poupurri amb els vídeos i imatges que teníem afegint alguna de les fotografies que ens van cedir tant Maria Pilar Llorca com Pepita Boix

dimecres, de setembre 6

Cavalcada de disfresses de Festes d'Almoines 2017

A les dotze de la nit del dissabte 2 de setembre de 2017 es va celebrar, com tots els anys per festes, la Cavalcada de Disfresses. La eixida va ser des de les escoles velles finalitzant al carrer Jaume I (El Jardí).

Fent clic sobre la següent fotografia podrem veure les fotos que va fer Pepita Boix.


Cavalcada infantil de Festes d'Almoines 2017

A les Festes d'Almoines, el dissabte 2 de setembre de 2017 va ser el dia de les cavalcades. A les 18:30 h. es va programar una Cavalcada Infantil amb sorpreses per als més menuts. Es va donar l'eixida des de les escoles velles i va ser amenitzada en tot el seu recorregut per Figatells Batuka.
Fent clic a la següent fotografia veiem les fotos que va fer Pepa Boix d'aquesta cavalcada.


dissabte, de setembre 2

Cavalcada dels pijames en les Festes d'Almoines 2017

Divendres passat, 1 de setembre de 2017, es va celebrar a Almoines, dins de la Festa de l'Hecce Homo, a partir de les 21 hores la Cavalcada dels Pijames encapçalada per una batucada i tancada per una banda de música.

Pepita Boix ens ha cedit per a la seua publicació unes fotos que es poden veure fent clic sobre la següent fotografia:


dijous, d’agost 31

Festa de les Paelles en les Festes d'Almoines 2017

Malgrat el mal temps, a les dotze encara estaven caient gotes, dimecres passat, 30 d'agost de 2017, es van celebrar les tradicionals Paelles de Festes d'Almoines. A causa d'aquesta circumstància l'assistència va ser menor que en anteriors ocasions però, el sol va arribar a lluir de nou i els cuiners, pinxes i menjadors de paella, acompanyats d'una discomòbil, van poder passar-ho tan bé com sembre.

En el següent vídeo veiem un resum del que va passar al voltant de l'Escoleta.


dissabte, d’agost 26

XXIII Correguda Popular d'Almoines

El dijous passat, 24 d'agost de 2017, es va celebrar la XXIII Correguda Popular d'Almoines. A les 6 de la vesprada van començar les carreres dels xiquets i xiquetes amb prop de 300 participants, per a donar pas, a les huit, a la prova dels majors amb prop de mil corredors. El guanyador de la prova, que consistia en un circuit urbà de 7,5 quilòmetres, va ser l'atleta Jesús Gomar que va utilitzar un temps de 23 minuts i 15 segons, seguit de Felix Pont i Carlos Ferrando. En dones la guanyadora va ser Cristina Roselló amb 29 minuts i 2 segons, seguida per Jennifer Pérez i Mónica Mahiques.

En el següent vídeo veiem un resum de la prova:


I si vas córrer i no t'has vist en el vídeo, quasi segur que apareixes en alguna de les 320 fotos que va fer Maria Pilar Llorca en el Carrer Cabo Pellicer. Per poder veure-les punxa en la següen fotografia:




dimarts, d’agost 8

Almoiners a les Festes d'Almoines 2016

Per tal d'anar escalfant l'ambient de cara a les properes festes d'Almoines, presentem un vídeo on apareixen alguns dels almoiners que van participar a les festes de l'any passat.


dimarts, de març 21

Fotos del dinar del dia de la dona a Almoines 2017

Organitzat per l'Associació d'Ames de casa d'Almoines i amb el patrocini de l'Ajuntament, el passat 8 de març, Dia Internacional de la Dona, tingué lloc a la plaça del poble un dinar del qual presentem algunes de les fotografíes que va fer Maria Pilar Llorca.

Per veure l'album fotogràfic feu clic damunt de la foto, cliqueu el següent enllaç:


https://goo.gl/photos/wE8ckiMQ4xUog7318

 

diumenge, de març 19

Pilar Ortiz, mestra d'Almoines

Vicente Talón Ortiz és un periodista espanyol, nascut en 1936,  amb nombroses publicacions i amb un intens currículum com a corresponsal de guerra el que li ha permès estar present en pràcticament tots els conflictes bèl·lics i revolucions que van tenir lloc en la seua dilatada carrera professional i a més va poder entrevistar a personatges com  Gadafi, Yasser Arafat o la mare Teresa de Calcuta.
Què té a veure Vicente Talón amb Almoines?. Ací està la gràcia, Vicente és fill de Donya Pilar Ortiz que durant 27 anys va ser mestra del nostre poble i que encara la recorden amb estima totes les dones que de xiquetes la van tenir com a professora. En els primers anys va viure a Almoines amb la seua mare i va fer amistats amb joves de la seua edat. Encara avui, als seus 80 anys els recorda i es pregunta en Facebook si viuen alguns d'ells.
 
 
En 2011, Vicente Talón Ortiz, va posar en el seu compte de Facebook un àlbum amb fotografies realitzades en l'escola del nostre poble acompanyades d’uns interessants comentaris, molts d'ells còpies literals del diari de sa mare.
Pel seu interés, a continuació veiem les disset fotografies i els comentaris que les acompanyen.

1.-
En Almoines una tarde a la semana se dedicaba a que las niñas aprendieran "costura". Dice mi madre en sus "memorias": "Yo estaba deseando encontrar plaza en la provincia de Valencia. Como desde 1935 no se había convocado ningún concurso de traslado y después de la guerra las autoridades del Ministerio de Educación tenían bastante trabajo metiendo en la cárcel, expulsando de la carrera u obligando a traslados forzosos a los pobres maestros, tardaron mucho en hacer una nueva convocatoria.
a traslados forzosos a los pobres maestros, tardaron mucho en hacer una nueva convocatoria. La primera tuvo lugar en 1946 y naturalmente las solicitudes fueron muchas. Mi compañera de curso, María Faus, que estaba en Gandía, me dijo que por su proximidad a esta ciudad donde era posible estudiar el bachiller, solicitase Almoines. La plaza no salió ya que allí estaba interina Doña Mercedes que era hija del pueblo, había sido muchos años monja y tenía un hermano cura. Hicieron todo lo posible para que continuase algunos años más pero en el siguiente concurso volví a insistir y esta vez obtuve ese destino. ¿Para bien? ¿para mal? De todo hubo pero no estaría tan mal cuando, habiendo podido irme a Valencia capital, renuncié y me quedé allí veintiocho años".
La primera tuvo lugar en 1946 y naturalmente las solicitudes fueron muchas. Mi compañera de curso, María Faus, que estaba en Gandía, me dijo que por su proximidad a esta ciudad donde era posible estudiar el bachiller, solicitase Almoines. La plaza no salió ya que allí estaba interina Doña Mercedes que era hija del pueblo, había sido muchos años monja y tenía un hermano cura. Hicieron todo lo posible para que continuase algunos años más pero en el siguiente concurso volví a insistir y esta vez obtuve ese destino. ¿Para bien? ¿para mal?. De todo hubo pero no estaría tan mal cuando, habiendo podido irme a Valencia capital, renuncié y me quedé allí veintiocho años”.
2.-


Almoines, Valencia. Pasar del secano que era La Algueña al vergel de Almoines, en plena Vall de la Safor, casi fue traumático. En el pueblo alicantino era conocido como "el munyaco de la mestra" y en el valenciano por "Vicentet el de la gorreta". La llegada de un forastero, no gustó a mis coetáneos e hicieron bandera de ese desgrado en el hecho de disponer de una prenda tan insólita en alguien de mi edad como una gorra. No consiguieron que la abandonase pese a que en una ocasión, de un empujón, me enviaron a una acequia con bicicleta y "gorreta" incluidas. Obviamente, en la foto aparezco sujetándola con la mano derecha.

3.


Almoines, Valencia. Sigo con el relato de mi madre: "Cuando fui a tomar posesión me acerqué a los escolapios para matricular al chico. Por estar fuera de plazo me hicieron pagar la matrícula doble. De esta manera sí lo podían admitir. Empezó el curso e iba bien; incluso muy bien. Un día hizo novillos y lo que no sabía es que yo iba a pasar por los escolapios para pagar la mensualidad. Hablé con un escolapio cojo, el Padre M., al que los alumnos llamaban “el Padre Tartana”, y supe que no había ido. Me quedé estupefacta y comenté: “¡Qué sinvergüenza!”.
Eso fue bastante para que la emprendiese con él. Lo tuvo durante toda la clase de rodillas, con los brazos en cruz. ¡Un chico de trece años! Claro, iba descontento a clase y empezó a decaer en los estudios. Y es que se le castigaba en los escolapios y yo le reñía en casa. Hasta que punto se vio acobardado que me dijo:'Mamá, no quiero estudiar'. Una noche, al quitarse la camisa, le vi en el brazo dos moratones del tamaño de un duro de plata. No quiso decir quien se lo hizo pero al final, llorando, lo confesó: era el Padre M. Me indigné y fui a hablar con el rector, el Padre Bruno. Le dije que yo también era educadora y que sabía hasta donde puede llegarse en el castigo. 'Pues mire, respondió, el otro día estaban todos los niños en el patio y me llamó la atención uno por su distinción. Pregunté quien era y supe que el hijo de la nueva maestra de Almoines'. No me extraña ya que en todas las fotos escolares se distingue de sus compañeros.
 Fue contraproducente mi reclamación pues el Padre M. reunió a los demás profesores y en represalia decidieron suspenderle. Se opuso únicamente el profesor de gramática que le dio notable. Los demás cero o uno. Estas cosas las supe por el profesor de gramática y por el portero, que se enteraba de todo. Trasladé la matrícula al instituto de Requena y, en septiembre, lo aprobó todo con nota menos las matemáticas, ¡siempre las matemáticas!, que obtuvo un cinco. Luego, el quinto curso lo hizo en una academia homologada de Gandía". escolapio cojo, el Padre M., al que los alumnos llamaban 'el Padre Tartana', y supe que no había ido. Me quedé estupefacta y comenté: '¡Qué sinvergüenza!'.
Eso fue bastante para que la emprendiese con él. Lo tuvo durante toda la clase de rodillas, con los brazos en cruz. ¡Un chico de trece años! Claro, iba descontento a clase y empezó a decaer en los estudios. Y es que se le castigaba en los escolapios y yo le reñía en casa. Hasta que punto se vio acobardado que me dijo:'Mamá, no quiero estudiar'. Una noche, al quitarse la camisa, le vi en el brazo dos moratones del tamaño de un duro de plata. No quiso decir quien se lo hizo pero al final, llorando, lo confesó: era el Padre M. Me indigné y fui a hablar con el rector, el Padre Bruno. Le dije que yo también era educadora y que sabía hasta donde puede llegarse en el castigo. 'Pues mire, respondió, el otro día estaban todos los niños en el patio y me llamó la atención uno por su distinción. Pregunté quien era y supe que el hijo de la nueva maestra de Almoines'. No me extraña ya que en todas las fotos escolares se distingue de sus compañeros.
Fue contraproducente mi reclamación pues el Padre M. reunió a los demás profesores y en represalia decidieron suspenderle. Se opuso únicamente el profesor de gramática que le dio notable. Los demás cero o uno. Estas cosas las supe por el profesor de gramática y por el portero, que se enteraba de todo. Trasladé la matrícula al instituto de Requena y, en septiembre, lo aprobó todo con nota menos las matemáticas, ¡siempre las matemáticas!, que obtuvo un cinco. Luego, el quinto curso lo hizo en una academia homologada de Gandía".

4.


Sigo con las "memorias" de mi madre: "De no ocurrir lo de los escolapios, el chico hubiera terminado el bachiller pues mi ilusión era que hiciese una carrera universitaria. Seguramente sería lo que es, periodista, ya que su vocación era escribir. Empezó a publicar en un periodiquito de Gandía. Como no se atrevía a presentarse en la Redacción hizo que el primer artículo lo llevase un amigo suyo de Almoines, varios años mayor que él. Y así fue las siguientes veces. A su amigo le pedían: 'Dígale a ese señor que se pase por aquí, que nos gustaría conocerle'. Poco podían imaginar que el tal señor era apenas un niño.
 Un día me encontré con el secretario del Ayuntamiento y, sin decirme nada, me dio un ejemplar del periódico. Pensé que habría algo de interés para los maestros y al desplegarlo, ya en casa, me encontré con que firmaba un artículo en la primera página. Continuó escribiendo en el "Gandía" y luego, ya en Madrid, en otros muchos periódicos de España, México e Italia. Todo sin ser aún periodista y sin que le pagasen; para aprender y rodarse. Por eso ahora dice que no escribe nada sin cobrar, que ya lo hizo durante muchos años"Almoines, varios años mayor que él. Y así fue las siguientes veces. A su amigo le pedían: 'Dígale a ese señor que se pase por aquí, que nos gustaría conocerle'. Poco podían imaginar que el tal señor era apenas un niño.
Un día me encontré con el secretario del Ayuntamiento y, sin decirme nada, me dio un ejemplar del periódico. Pensé que habría algo de interés para los maestros y al desplegarlo, ya en casa, me encontré con que firmaba un artículo en la primera página. Continuó escribiendo en el "Gandía" y luego, ya en Madrid, en otros muchos periódicos de España, México e Italia. Todo sin ser aún periodista y sin que le pagasen; para aprender y rodarse. Por eso ahora dice que no escribe nada sin cobrar, que ya lo hizo durante muchos años"
Almoines, varios años mayor que él. Y así fue las siguientes veces. A su amigo le pedían: 'Dígale a ese señor que se pase por aquí, que nos gustaría conocerle'. Poco podían imaginar que el tal señor era apenas un niño.
Un día me encontré con el secretario del Ayuntamiento y, sin decirme nada, me dio un ejemplar del periódico. Pensé que habría algo de interés para los maestros y al desplegarlo, ya en casa, me encontré con que firmaba un artículo en la primera página. Continuó escribiendo en el "Gandía" y luego, ya en Madrid, en otros muchos periódicos de España, México e Italia. Todo sin ser aún periodista y sin que le pagasen; para aprender y rodarse. Por eso ahora dice que no escribe nada sin cobrar, que ya lo hizo durante muchos años".
5.



Almoines, Valencia. Mi madre en la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, en julio de 1954, con una amiga. En sus "memorias" repite mucho "el chico no me dijo nada". Y es verdad sobre todo en este caso que no fue, dentro de lo que llegó a saber, tan sencillo. Falté a clase porque supe de la llegada a Gandía, para embarcar naranjas, del mayor mercante que jamás se había visto en ese puerto. La curiosidad me venció. No estuve en una clase de rodillas y con los brazos en cruz, no. Por las tardes había un estudio común con los mayores a un lado y los más pequeños, yo entre ellos, al otro. El Padre M. me llamó, requirió la atención de todos, me abofeteó y dijo que le había "engañado" y, como castigo, puesto que había faltado a cuatro clases, estaría cuatro semanas de rodillas durante el estudio. Como consecuencia de la intervención de mi madre me levantó el castigo. Lo hizo en público, una vez más en el estudio, y yo le contesté que si había dicho cuatro semanas cuatro semanas permanecería de rodillas. Fuera de sí me llevó al pupitre a patadas y golpes. Los verdugones que me hizo tuve muy buen cuidado en que mi madre no los viera. Por supuesto, detrás de todo esto había una historia repugnante.idad me venció. No estuve en una clase de rodillas y con los brazos en cruz, no. Por las tardes había un estudio común con los mayores a un lado y los más pequeños, yo entre ellos, al otro. El Padre M. me llamó, requirió la atención de todos, me abofeteó y dijo que le había "engañado" y, como castigo, puesto que había faltado a cuatro clases, estaría cuatro semanas de rodillas durante el estudio. Como consecuencia de la intervención de mi madre me levantó el castigo. Lo hizo en público, una vez más en el estudio, y yo le contesté que si había dicho cuatro semanas cuatro semanas permanecería de rodillas. Fuera de sí me llevó al pupitre a patadas y golpes. Los verdugones que me hizo tuve muy buen cuidado en que mi madre no los viera. Por supuesto, detrás de todo esto había una historia repugnante.
6.
Almoines, febrero 1952. Los maestros Don Jesús Gregori, natural de la vecina localidad de Rafalcofer, mi madre, Doña Mercedes, una maestra natural de Almoines ya jubilada, y un maestro del que no recuerdo el nombre (nosaltres sabem que el quart mestre és Don Emilio Bravo, les netes del qual Amparo i Bela Garcia Bravo són i viuen a Almoines). ños, escribió en la pizarra la palabra "M" y, mostrando la mano, dijo: "M como mano". Sus alumnos entendieron "E" como "esku" (mano en vascuence). Por cierto esa fue la primera palabra de euskera que aprendí. Sigo con lo que escribió mi madre:
"Como en Algueña, en Almoines éramos dos maestras y dos maestros pero todo estaba mejor organizado. Una maestra y un maestro se ocupaban de los pequeños y de los rezagados, y los otros dos de los mayores. Me quedé con las niñas mayores lo que me hizo feliz. Enseñar a leer es un horror. Le señalaba en la cartilla una letra o una palabra a una niña y no respiraba esperando la respuesta. Como los críos antes de contestar se lo piensan mucho, sufría. Desde 1929, cuando empecé a enseñar a leer a párvulos hasta 1949, en Almoines, tuve que padecer bastante".


A Don Jesús, un veterano de la Guerra de África, le enviaron a una aldea del País Vasco donde no se desconocía el castellano. Contaba que el primer día, en una clase de niños muy pequeños, escribió en la pizarra la palabra "M" y, mostrando la mano, dijo: "M como mano". Sus alumnos entendieron "E" como "esku" (mano en vascuence). Por cierto esa fue la primera palabra de euskera que aprendí. Sigo con lo que escribió mi madre:
 "Como en Algueña, en Almoines éramos dos maestras y dos maestros pero todo estaba mejor organizado. Una maestra y un maestro se ocupaban de los pequeños y de los rezagados, y los otros dos de los mayores. Me quedé con las niñas mayores lo que me hizo feliz. Enseñar a leer es un horror. Le señalaba en la cartilla una letra o una palabra a una niña y no respiraba esperando la respuesta. Como los críos antes de contestar se lo piensan mucho, sufría. Desde 1929, cuando empecé a enseñar a leer a párvulos hasta 1949, en Almoines, tuve que padecer bastante".
7.

En esta fotografía Don Jesús Gregori y mi madre siguen pero se han incorporado dos maestros jóvenes: Doña Encarnita, y un varón cuyo nombre no recuerdo. Sigo el relato:
"Lo normal es que el hijo de la nueva maestra sea bien recibido por los chicos del pueblo pero aquí, una pandilla capitaneada por los hermanos Marzal, se dedicaron a acosarlo. Un día la esperaban a la puerta de nuestra casa y tan pronto como apareció comenzaron a tirarle granos de maíz con canutos. Intervino un vecino que les echó agua para dispersarlos. En otra ocasión en que fue sólo al cine en Bellreguart, regresó escondiéndose por los huertos de naranjos mientras que esa pandilla le perseguía. También, aunque tardó años en decirlo, le echaron a una acequia con bicicleta y todo. Fui a hablar con la madre de los Marzal que era una mujer de armas tomar. No sirvió de nada. Sólo le dejaron en paz cuando enterado por otras personas de lo que estaba sucediendo, Don Jesús Gregori les metió en cintura. Al final, el chico hizo amigos en el pueblo que hoy (1985) son buenos padres de familia. El más íntimo, por desgracia, murió antes de cumplir los veinte años".

 8.


"Primero por la Guerra Civil y después por el boicot internacional a España, en Almoines estuvieron quince años sin poder colocar en el mercado la naranja que es el único cultivo que tienen. Esos catorce años fueron de miseria ya que, aunque muchas mujeres trabajaban en la fábrica de sedas, los salarios no llegaban a cubrir las necesidades básicas.En 1950 comenzó a venderse la naranja y el pueblo dio un vuelco. Hubo un verdadero frenesí por modernizar las casas y en materia de puertas, cocinas y cuartos de baño era evidente una competición a ver quien los tenía más lujosos. Lo mismo las bodas pero, sobre todo, las comuniones. A los maestros, contrariamente a lo que pasaba en Algueña, no les daban nada; ni naranjas pese a disponer de ellas en abundancia. Se abrieron tres almacenes para el tratamiento y embalaje de las naranjas y la necesidad de mano de obra era tal que fue preciso recurrir a gente de otras provincias, sobre todo de Andalucía, Aragón y La Macha, la mayoría de las cual nunca regresó a sus pueblos". Esta foto no está fechada.

9.


(I)                  Con niñas del curso 1958-1959.

"De Almoines podría escribirse un libro. En los pueblos vecinos se decía que si dos de Almoines se iban de compras o de lo que fuera a Gandía, marchaban amigos y regresaban reñidos. También fue conocido, en la época, como 'el pueblo sin Dios' ya que por decisión del arzobispo se quedó sin cura y sin el Santísimo. Ocurrió así:
 Del cura que había cuando yo llegué decían que se demoraba mucho en el confesionario con una chica y, luego, que los pillaron juntos en el campanario. Mentiras pero así y todo fue relevado. Le sustituyó Don Joaquín que pareció caído del Cielo. Estaban locas con él. Una noche corrió la voz de que el cura anterior había regresado a escondidas encontrándose en la casa de la chica con la que le relacionaban. Se organizó una monumental cencerrada para hacerle salir pero el rumor era falso. El pueblo se dividió. Unos, la mayoría, querían a Don Joaquín y el resto que volviese el que se fue. Hubo de todo: insultos, bofetadas e incluso a uno lo tiraron a una acequia. El alcalde multaba y multaba, pero ni por esas. Don Joaquín tuvo que marcharse y quien le sustituyó fue a encontrarse con la oposición frontal de los 'joaquinistas', especialmente del elemento femenino que es el que había llevado la voz cantante en las disputas. Llegaron a formar piquetes para que nadie entrase en la iglesia".

10.

 
Tras haber purgado pena de extrañamiento por haber servido, como maestra nacional, a la República Española en guerra, en el curso 1953-54 mi madre encontró nuevo destino en Almoines, a menos de un km. de Gandía. De los secanos, la vid y la almendra del Alt Vinalopó pasamos a las naranjas y a las feraces huertas de la Vall de la Safor. Eso sí, la escuela seguía siendo aceradamente nacionalcatólica.

11.


(II) Doña Encarnita que era de Valencia capital, pariente de Doña Concha Piquer y había sido maestra del Almoines, se casó con un ingeniero norteamericano y se fue a vivir a los Estados Unidos. Mi madre, al jubilarse, la visitó. Sigo con el relato:
"El arzobispo, harto, retiró al cura y al Santísimo siendo entonces cuando a Almoines los vecinos -Beniarjó, Bellreguart, Villalonga, etc- comenzaron a llamarle 'el pueblo sin Dios'. Algún tiempo más tarde el arzobispo envió a un sacerdote muy joven pero que valía mucho. Hizo su entrada como era habitual entonces: arcos de flores y autoridades, pero gente muy poca. Sufrió lo indecible pues una vez le destrozaron el cine, otra la moto e incluso le escupían. Sólo encontraba alegría en mi escuela. Las niñas le querían mucho. Cuando se fue nos escribió una tarjeta desde Roma en la que contaba que la escuela fue su refugio. Yo creo que por las niñas comenzó el deshielo pues al final fue aceptado por los dos bandos aunque sin entusiasmo. Vino otro cura y la tensión se acentuó de tal modo que tuvo que hacer la maleta. Tomó el relevo un chico de Benimuslem que decían que era un borracho y, desde luego, del bar no salía".

12.
 llamarle 'el pueblo sin Dios'. Algún tiempo más tarde el arzobispo envió a un sacerdote muy joven pero que valía mucho. Hizo su entrada como era habitual entonces: arcos de flores y autoridades, pero gente muy poca. Sufrió lo indecible pues una vez le destrozaron el cine, otra la moto e incluso le escupían. Sólo encontraba alegría en mi escuela. Las niñas le querían mucho. Cuando se fue nos escribió una tarjeta desde Roma en la que contaba que la escuela fue su refugio. Yo creo que por las niñas comenzó el deshielo pues al final fue aceptado por los dos bandos aunque sin entusiasmo. Vino otro cura y la tensión se acentuó de tal modo que tuvo que hacer la maleta. Tomó el relevo un chico de Benimuslem que decían que era un borracho y, desde luego, del bar no salía
Almoines, Valencia. Nacional-sindicalismo fue lo que oficialmente caracterizó la acción del Régimen de Franco aunque, en realidad, hubiera debido hablarse mejor de nacional-catolicismo. Este último empapó todos los engranajes del Régimen y de manera especial la escuela. Los maestros, respondiendo a instrucciones de la Jefatura provincial del Servicio Español del Magisterio cuyo cumplimiento vigilaban los inspectores de primera enseñanza, aplicaron la doctrina católica con notable intensidad

13.


Almoines, Valencia. En los álbumes dedicados, a los largo de los diferentes cursos, a diversas materias el tema católico aparece con insistencia e incluso es monográfico en algunos de esos cuadernos. Entre las niñas de Almoines las había muy buenas dibujantes, aunque como es lógico empleasen el papel de calco. Curiosamente no se pone demasiado énfasis en esta cuestión en el álbum "Homenaje a los Reyes Católicos. V Centenario" por más que Isabel sea calificada de "católica y cristiana devota, madre muy piadosa".

14.

Almoines, Valencia. Esta lámina corresponde a un álbum mariano.

15.


Almoines, Valencia. Esta página corresponde al "Cuaderno de Preparación. 2º Trimestre" y contiene las materias impartidas a lo largo del mismo. Lo fueron por este orden: Educación Política, en 13 ocasiones; Aritmética, en 10; Vida Espiritual, en 9; Historia Patria, en 9; Geometría, en 5; Vida Física, en 4; Medio Físico, en 4; Hogar, en 3, y Conmemoraciones, en 2. Curiosamente en la página que presento se habla del "saludo nacional", es decir con el brazo en alto y la palma extendida. Y digo curiosamente porque había sido suprimido, en 1945, tras la derrota alemana en la Segunda Guerra Mundial.


16.

Cuando se cambió el escudo de España y, por tanto fue necesario renovar las banderas, el alcalde de Almoines me regaló la que hasta entonces había ondeado en ese Ayuntamiento de la Vall de la Safor. Se retiraron para siempre, a la vez, las hasta entonces preceptivas de Falange y de la Tradición. La primera se la llevó alguien cuyo nombre me callo, para no demonizarle. Y la segunda, en vista de que no había candidatos para hacerse con ella, me la llevé a Bilbao donde un amigo, con un par de narices, la tiene desplegada en su despacho, en un pueblo del Valle de Arratia.

17.

Esta es la última bandera del Estado del 18 de Julio que ondeó en Almoines, Vall de la Safor, Valencia. Pendía de un mástil en la escuela de mi madre y no se cambió por la nueva porque debían llegar seis enseñas y sólo se recibieron cinco. Al cabo de unos días la situación pudo regularizarse y la bandera, en lugar de devolverla al Ayuntamiento, estuvo olvidada en un cajón hasta que mi madre se jubiló. Entonces decidí quedarme con ella pues, aunque nacido bajo la enseña tricolor de la República Española, a la que respeto y tengo también por mía, fue la que presidió buena parte de mi vida y la que juré en el servicio militar.Las niñas le querían mucho. Cuando se fue nos escribió una tarjeta desde Roma en la que contaba que la escuela fue su refugio. Yo creo que por las niñas comenzó el deshielo pues al final fue aceptado por los dos bandos aunque sin entusiasmo. Vino otro cura y la tensión se acentuó de tal modo que tuvo que hacer la maleta. Tomó el relevo un chico de Benimuslem que decían que era un borracho y, desde luego, del bar no salía".Hicieron todo lo posible para que continuase algunos años más pero en el siguiente concurso volví a insistir y esta vez obtuve ese destino. ¿Para bien? ¿para mal? De todo hubo pero no estaría tan mal cuando, habiendo podido irme a Valencia capital, renuncié y me quedé allí veintiocho años".a traslados forzosos a los pobres maestros, tardaron mucho en hacer una nueva convocatoria. La primera tuvo lugar en 1946 y naturalmente las solicitudes fueron muchas. Mi compañera de curso, María Faus, que estaba en Gandía, me dijo que por su proximidad a esta ciudad donde era posible estudiar el bachiller, solicitase Almoines. La plaza no salió ya que allí estaba interina Doña Mercedes que era hija del pueblo, había sido muchos años monja y tenía un hermano cura. Hicieron todo lo posible para que continuase algunos años más pero en el siguiente concurso volví a insistir y esta vez obtuve ese destino. ¿Para bien? ¿para mal? De todo hubo pero no estaría tan mal cuando, habiendo podido irme a Valencia capital, renuncié y me quedé allí veintiocho años".a traslados forzosos a los pobres maestros, tardaron mucho en hacer una nueva convocatoria. La primera tuvo lugar en 1946 y naturalmente las solicitudes fueron muchas. Mi compañera de curso, María Faus, que estaba en Gandía, me dijo que por su proximidad a esta ciudad donde era posible estudiar el bachiller, solicitase Almoines. La plaza no salió ya que allí estaba interina Doña Mercedes que era hija del pueblo, había sido muchos años monja y tenía un hermano cura. Hicieron todo lo posible para que continuase algunos años más pero en el siguiente concurso volví a insistir y esta vez obtuve ese destino. ¿Para bien? ¿para mal? De todo hubo pero no estaría tan mal cuando, habiendo podido irme a Valencia capital, renuncié y me quedé allí veintiocho años".a traslados forzosos a los pobres maestros, tardaron mucho en hacer una nueva convocatoria. La primera tuvo lugar en 1946 y naturalmente las solicitudes fueron muchas. Mi compañera de curso, María Faus, que estaba en Gandía, me dijo que por su proximidad a esta ciudad donde era posible estudiar el bachiller, solicitase Almoines. La plaza no salió ya que allí estaba interina Doña Mercedes que era hija del pueblo, había sido muchos años monja y tenía un hermano cura. Hicieron todo lo posible para que continuase algunos años más pero en el siguiente concurso volví a insistir y esta vez obtuve ese destino. ¿Para bien? ¿para mal? De todo hubo pero no estaría tan mal cuando, habiendo podido irme a Valencia capital, renuncié y me quedé allí veintiocho años".

divendres, de febrer 24

Benedicció de Sant Antoni a Almoines 2017

Per a acabar amb els vídeos de la festa de Sant Antonio a Almoines d'enguany, presentem el de la benedicció de dolços i animals que va tenir lloc el diumenge,  29 de gener de 2017, a les 12 del matí a les portes de l'església.

dijous, de febrer 2

Sant Antoni d'Almoines en imatges

Dissabte passat, 28 de gener de 2017, aprofitant que se celebrava la festivitat de Sant Antoni Abat a Almoines, organitzat per Compromís Almoines, es va celebrar, dins de les Rutes per Almoines amb Compromís, la ruta Sant Antoni en Imatges amb el professor de Ciències Naturals Daniel Climent, visitant els carrers de la Mar, Sant Antoni (o dels arbres) , Sant Francesc (o carrer ample) i l'Església.
En el trajecte, el professor Daniel Climent, va anar donant explicacions sobre les imatges que apareixien representant al sant i José Luís García Llorca ho va gravar en un vídeo que es pot veure a continuació:

dilluns, de gener 30

Pujada a la biga del pollastre 2017


A causa de les fortes pluges de la setmana anterior, fins al diumenge 29 de gener de 2017 no s'ha pogut celebrar la Festa de Sant Antoni a Almoines.
Enguany la pujada a la biga del pollastre ha sigut una de les més llargues que es recorden en el poble. Han fet falta set llargs intents perquè al final es poguera aconseguir arreplegar la gàbia on es trobava l'au. Es comentava que, a causa de la rapidesa amb que s'havia pujat la biga en anys anteriors, en aquesta ocasió s'havien utilitzat materials diferents que oferiren una major dificultat a la pujada.

El cas és que, entre que la biga estava esvarosa i la inexperiència dels que l'anaven a pujar, després de dos intents semblava allò una empresa impossible. Primer començaren a aparèixer els tècnics a donar consells de com calia fer-ho. Més tard es van unir els amics a veure si amb més gent ho aconseguien. Finalment van aparèixer els pares i familiars que van ajudar col·locant-se en la part baixa de la biga perquè els joves pogueren arribar al pollastre.

En definitiva, com diuen en els bous, una vesprada de les que fan afició. Un poc llarga, però molt animada per a desesperació dels joves que van haver de pujar a pel pollastre que, per cert, una volta baixat va ser substituït per un pernil, amb la intenció de que torne al seu corral a viure tranquil·lament.

En el següent vídeo veiem un resum del que va ocórrer: